Reportar un siniestro
Recomendar

La risa: medicina y antídoto

¿Qué tienen en común la mueca de un payaso, un juego de palabras divertido, un enredo jocoso o una comedia fina? Pues que todas estas manifestaciones humanas provocan risa.

Ninguna otra especie del mundo animal ríe, por lo que no sería exagerado afirmar que la risa es lo distintivo del ser humano y no únicamente el razonamiento como se suele creer.

Su presencia irrumpe sin previo aviso de formas distintas en la vida diaria: desde una breve y sutil sonrisa ante el contacto cómplice de una mirada, hasta el estallido incontrolable de una carcajada a consecuencia de un chiste fino y oportuno.

Sin duda, la risa alegra el alma y colma de recompensas a nuestro cuerpo. Según múltiples estudios científicos, reír es una auténtica medicina. No solo que oxigena la sangre en cada bocanada de aire que ingresa al organismo con cada carcajada, fortaleciendo las defensas de nuestro sistema inmune, sino que al estimular la liberación de endorfinas ayuda a que nuestro estado de ánimo se mantenga elevado, ahuyentando el estrés que provoca el frenético ritmo de la vida moderna.

Entre otros beneficios para la salud, la risa es un excelente digestivo que ayuda a procesar de modo rápido y eficiente los alimentos que ingerimos, gracias al masaje que reciben los músculos de la zona abdominal con la contracción del vientre que provoca la risa. Este es el motivo por el que el buen humor no puede faltar en nuestra mesa. Y así como la risa ayuda a la buena digestión, también tonifica nuestra piel, haciéndola ver saludable. Por eso, si deseas verte eternamente joven, no olvides incorporar una buena dosis de humor en tu vida diaria.

Pero nuestro cuerpo no es el único beneficiado con la risa; también nuestra mente recibe su recompensa. El cultivo del buen sentido del humor puede constituirse en el antídoto ideal para reparar los “males del alma”. No por nada, la psicología ha desarrollado diversas terapias que tienen a la risa como su principal aliado. La risoterapia, por ejemplo, es un método eficiente para disipar el estrés de la vida cotidiana así como un bálsamo inmejorable para las personas que sufren de depresión, ansiedad o de alguna enfermedad crónica. Además no hay que olvidar que es un recurso que está al alcance de la mano y no representa ningún costo adicional para la economía familiar, Así que no dudes en echar mano de este antídoto para contrarrestar las preocupaciones propias de la vida.

Y como si no fuera poco, la risa es una llave mágica que abre las puertas a mejorar la “salud” de nuestras relaciones. Una sonrisa o un chiste sutil puede constituirse en una estrategia infalible para dar una buena impresión en una cita de trabajo, o romper el hielo en el encuentro con personas desconocidas, o, incluso, para estrechar los vínculos de amistad y aprecio entre las personas. No olvides, por tanto, incorporar como un buen hábito el despertar, el saludar y el despedirte con una sonrisa dirigida a tus seres queridos y a las personas que te rodean, que seguro valorarán tu gesto como el regalo más preciado de todos, y te convertirán en el mimado de tu familia y amigos.

En nuestro país, afortunadamente, quienes no poseen el don del buen sentido del humor, no tienen que realizar grandes esfuerzos para encontrarlo. Si algo nos caracteriza a los ecuatorianos es su repertorio ilimitado de chistes y su ingenio, que hace de un momento común y corriente una oportunidad inmejorable para echarnos a reír. ¿Qué familia o grupo de amigos no cuenta entre sus miembros con un experto contador de chistes que rompa, sin despeinarse, el récord de la sesión de cachos más larga del mundo? ¿O quién no cuenta entre sus conocidos con un mago del sentido del humor que hace del detalle más insignificante la ocasión propicia para hacernos “matar de risa”, disipando la tensión de un momento incómodo? Así que si eres de aquellos que carece de esa “chispa”, no dudes en buscar entre tus conocidos alguien que te haga reír a mandíbula suelta, rompa el hielo y contribuya a mantenerte siempre joven y saludable en medio de un ambiente de afecto y confianza.

No cabe duda de que los beneficios de la risa se multiplican en nuestra vida. Por supuesto, como toda medicina o perfume fino debe administrarse con medida. Un chiste mal contado o dicho en un momento inoportuno puede cerrarte las puertas que el buen sentido del humor las abre. El don de la risa debe cultivarse como el artista lo hace con su arte. Y como todo en la vida se aprende con paciencia y la perseverancia, no dudes en cultivar el buen sentido del humor, que seguro que te convertirán en tu propio sanador y en el mejor invitado de la mesa.

Te puede interesar:

Consejos al momento de contratar un Seguro
10 recomendaciones para ahorrar este regreso a clases
La gripe, ¿cómo abordarla y estar a salvo?
Enfermedades que más afectan a los ecuatorianos